8 cosas que solo entiendes si odias tener citas

Posted on Agosto 12, 2016 by in parejas

Cuando tienes una cita y quedas con un chico que conoces y con el que ha surgido algo, llamémosle chispa, llamémosle amor, no consigues estar a gusto y no consigues ni disfrutar de la quedada ni tampoco de la cena. Si eres de las que odia conocer chicos por internet pero no encuentras otro método, estas son las 8 cosas que no te gustan de las citas.

8 cosas que solo entientes sino te gustan las citas

1- Si conoces a alguien por una red social, lo más seguro es que sus fotos de perfil sean aquellas en las que mejor sale. Lo más probable es que cuando llegues a la cita te lleves un chasco porque las posibilidades de que el chico valga la pena son muy pocas.

2- No soportas que te pregunten si estás saliendo con alguien ya que es una pregunta absurda y tu no soportas las.

3- Si por un casual te gusta la cita, se te dan fatal las expresiones para demostrar que te gusta la persona que tienes delante. ¡Que nerviosa te pones cuando te toca fingir!

4- Has tenido una cita buena por cada 6 malas. Al final desistes y decides no quedar más con gente desconocida porque te llevas fiascos.

5- Te da mucha pereza depilarte y ponerte tacones para que luego tu cita sea un adefesio y venga hecha un cuadro. Prefieres quedarte en casa viendo una de tus películas favoritas o poniéndote las botas con un bote de palomitas en la mano.

6- No te gusta nada cenar comida que no hayas preparado tu, y si la cita te invita a su casa a cenar tienes que fingir que te encanta la cena que te ha preparado.

7- Prefieres ver un capítulo de tu serie favorita y te da pereza arreglarte para ir a quedar con alguien que lo más seguro es que no te guste. ¡Prefieres ver tu personaje favorito de tu serie preferida! Ojalá tu cita fuera él, ¿verdad?

8- Te das cuenta de que todos los chicos buscan solo sexo y decides dejar de ir a citas porque tu lo que realmente quieres es tener una relación seria y un compañero de viaje con el que poder reír y ver series. A esto, cabe añadir que, nosotras no somos tontas. Hay veces que también queremos un simple revolcón, pero… ¡Ahórrate la cena, y vayamos directos al grano!

Leave a Reply